INVESTOUR y el turismo sostenible en África: un diamante en bruto en el continente de las oportunidades

EconomíaEspañaÁfrica del NorteÁfrica del OesteÁfrica CentralÁfrica AustralÁfrica del EsteOtros PaísesOO.II.
14/12/2017Alejandro Dorado Nájera



INVESTOUR: Foro de inversiones y negocios turísticos en África. Foto: Fitur-Investour 2017.

Con una presencia ya consolidada desde hace años, INVESTOUR se ha convertido en un referente para la internacionalización de las empresas turísticas, especialmente en países africanos. Este foro tripartito, impulsado por la Organización Mundial del Turismo (OMT), la Feria Internacional de Turismo (FITUR) y Casa África, se celebra desde hace nueve años en Madrid, en el marco de FITUR, que este año celebra su 38º edición.

Además de las ya tradicionales rondas de encuentros B2B (empresa a empresa), la cita para este año 2018 se desarrollará en torno a dos ejes temáticos: «Marca África» —que versará sobre la necesidad de cambiar la percepción de la realidad africana alejándola de los preconceptos sobre el continente— y «biodiversidad como motor de turismo sostenible» —que abordará los retos y oportunidades del turismo de naturaleza y de safaris en África y la importancia de las comunidades locales en su desarrollo—. INVESTOUR tendrá lugar el 18 de enero en Feria de Madrid.

El turismo mundial pasa por un momento dulce. De enero a agosto de 2017,  el turismo creció un 6,6%, totalizando 901 millones de turistas internacionales, 56 millones más que en el mismo periodo del año 2016. África fue la región con un mayor crecimiento (9%), impulsado por el fuerte alza del turismo en el Norte de África (15%) y por las buenas cifras de África Subsahariana (5%).

Estos datos se añaden al buen desempeño del sector en 2016, año en el que se movieron por el mundo 1 235 000 000 personas —en 1950 había apenas 25 millones de viajeros internacionales y en 1995 eran 527 millones—. De esos, apenas 58 millones lo hicieron en África, unas cifras aún modestas pero que dan idea del enorme potencial de crecimiento del sector en el continente —que ya experimentó tasas de crecimiento interanual de más del 10% en 2016— y que doblan los 26 millones de turistas internacionales del 2000. A la cabeza del continente se sitúan Marruecos (con más de 10 millones de turistas internacionales), Egipto (9 millones), Sudáfrica (9 millones), Túnez (5,5 millones) y Zimbabue (2 millones).

Con estas cifras, los ingresos globales debidos directamente al turismo internacional sobrepasan ya los 1,26 billones de dólares, habiendo aumentado un 4% en 2016. Suponen un 10% del PIB mundial, si contamos los ingresos indirectos e inducidos, y el turismo internacional genera uno de cada 10 empleos.

Para 2030, la OMT espera que las cifras de viajeros internacionales hayan alcanzado los 1 800 millones. Es una oportunidad que África no se puede perder.

 lideresLíderes africanos e internacionales en Investour 2017. Foto: Fitur-Investour.

«Marca África», uno de los protagonistas de INVESTOUR 2018

Para aprovechar la oportunidad de desarrollo que brinda el impulso del turismo internacional, África necesita renovar su imagen y afianzar su marca en el mercado mundial. Las percepciones negativas y los prejuicios son los mayores obstáculos para el desarrollo del turismo en el continente y para la llegada de inversiones. El primero de ellos, es la falta de presencia en la escena global, que se refleja también en los propios índices de medición de imagen y reputación como el Reputation Index. Con limitado alcance, este índice se concentra en la evaluación de 55 países de entre los cuales solo hay 4 africanos —Sudáfrica (puesto 36, al que se le asigna una reputación débil), Egipto (40), Argelia (49) y Nigeria (52 de 55 evaluados, con una reputación pobre).

El Índice Elcano de Presencia Global del Real Instituto Elcano, con un alcance más amplio, mide la proyección efectiva real de 100 países fuera de sus fronteras en tres dimensiones: blanda (entre la que se incluye el atractivo turístico), económica y militar. De entre los 15 países africanos evaluados en 2017, únicamente 4 se sitúan entre los 50 primeros —Sudáfrica (puesto 30), Etiopía (33), Nigeria (36) y Egipto (44). Le siguen Marruecos (53), Kenia (55), Argelia (62), Ghana (66), Tanzania (70) y Angola (77). Cierran la clasificación Costa de Marfil (81), Túnez (82), Libia (90), Sudán (91) y RDC (92). Con alguna excepción como Nigeria, la mayoría de estos países dependen para la construcción de su proyección exterior, en gran medida, de las dimensiones militar o económica, arrinconando la esfera blanda. Para Etiopía, por ejemplo, la dimensión militar supone más el 90% de su proyección, mientras que la blanda apenas el 6%; para Angola es la económica la que explica el 96% de la medición, mientras que la variable blanda solo el 4%.  

Conscientes de que la importancia que la creación de marca tiene a la hora de vender un destino en el mercado del turismo y de maximizar su potencial de crecimiento, el debate en torno a la situación y posibilidades de mejora de la «Marca África» será uno de los ejes de esta edición de INVESTOUR. El debate sobre las mejores experiencias y buenas prácticas de distintos actores del sector en los diferentes países africanos es una herramienta clave en el desarrollo futuro de políticas públicas que, junto al sector privado, resitúen y posicionen los destinos africanos en el tablero del turismo mundial.

 baileLas posibilidades del turismo africano permanecen eclipsadas por la percepción negativa del continente. Fiesta Nacional del Vudú en Sagon, Benín. Foto: Alejandro Dorado Nájera.

La biodiversidad como eje del desarrollo sostenible del turismo africano

La biodiversidad —variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluyendo la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas—, muchas veces es apreciada exclusivamente como un elemento meramente ornamental. Sin embargo, es uno de los componentes más importantes del atractivo turístico de algunos de los países que más éxito han tenido a la hora de cautivar visitantes y, por tanto, parte esencial de su desarrollo económico y social. Más allá de los servicios de regulación del clima o protección ante eventos climáticos, los servicios de aprovisionamiento de alimentos o agua limpia, el ecoturismo forma parte, también, de los servicios derivados de la biodiversidad. A esta industria le aguarda un futuro prometedor ya que es un sector en constante crecimiento, especialmente en los países en desarrollo africanos, donde es fuente de recursos y empleo para multitud de comunidades locales. 

Según la Organización Mundial de Turismo, el ecoturismo actualmente crece más rápido que el turismo convencional, creciendo a un ritmo de un 20% durante los últimos años. Ciertos grupos de seres vivos resultan especialmente atractivos y rentables. La observación de ballenas, aves o arrecifes de coral, además de ser una actividad recreativa que cuenta con millones de aficionados en todo el mundo, es una industria importante en países como Sudáfrica. Del mismo modo, la observación de primates ha hecho mundialmente conocido a países como Ruanda y los safaris, continúan siendo un producto estrella en destinos como Kenia, Tanzania, Botsuana, Namibia o Sudáfrica. Este turismo relacionado con la observación de la biodiversidad representa alrededor del 80% de las ventas por viajes al continente africano de los turoperadores presentes en INVESTOUR. 

Sin embargo, esta gallina de los huevos de oro para el turismo africano tiene sus enemigos. La biodiversidad se está perdiendo a un ritmo alarmante debido a las actividades humanas. La sobreexplotación de los recursos, la pérdida de hábitats, la contaminación, la introducción de especies, o el cambio climático están produciendo una erosión de la biodiversidad sin precedentes a escala humana, hasta el punto en que nos enfrentamos hoy en día a la Sexta Extinción Masiva.

A este punto, incluso algo tan esencial para el turismo como las zonas costeras están en peligro a causa del cambio climático o la muerte de los corales de los arrecifes que les brindan protección.

Los turistas, con su comportamiento, puede ser parte de la solución a estos problemas cuando son individuos concienciados que transmiten y demandan un servicio sostenible al viajar. El turismo proporciona un incentivo a la hora de preservar áreas protegidas y de ocupar a las comunidades locales en empleos sostenibles como alternativa a otros que hubieran significado un empobrecimiento ambiental del entorno.

Pero el turismo puede ser, también, parte del problema. Hoy en día, los movimientos de los turistas contribuyen a en torno un 5% a las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático. Pueden, también, participar del tráfico ilegal de especias protegidas al compara suvenires y ornamentos de especies en peligro de extinción. Además, voluntaria o involuntariamente, pueden ser vector de propagación de especies invasoras que dañen la biodiversidad del lugar del destino. Las especies recién llegadas entran en conflicto con las especies nativas, resultando muchas veces en su extinción, con la homogeneización de ecosistemas y la consiguiente pérdida de diversidad ecológica que esto conlleva. También se distorsionan otros los servicios de los ecosistemas, pudiéndose ver alterados los regímenes de nutrientes, el régimen de incendios, la hidrología, la cubierta vegetal o la distribución y abundancia de especies interrelacionadas con la extinguida, hasta el punto de producirse extinciones en cadena.

Dada la importancia de la biodiversidad para el turismo en África y del turismo para la biodiversidad africana, ésta será protagonista de uno de los ejes de debates del foro en torno a las diferentes fórmulas para involucrar y concienciar a los gobiernos, los actores económicos y las comunidades locales en la conservación de la naturaleza

 zebraPreservar la biodiversidad es esencial para el desarrollo africano. Zebra de llanura (Equus quagga) en la reserva de caza Selous, Tanzania. Foto: Alejandro Dorado Néjera.

¿Qué se espera de esta nueva edición de INVESTOUR 2018?

INVESTOUR ha desempeñado, durante los pasados años, una plataforma inclusiva para reunir en un mismo espacio a responsables políticos, inversores en busca de oportunidades de negocio en el mercado africano y emprendedores deseosos de iniciar nuevos proyectos. Esta toma de contacto les da la oportunidad de explorar las posibilidades reales de materializar iniciativas que incrementen las inversiones en diferentes segmentos de la cadena de valor de la industria del turismo, contribuyendo al desarrollo sostenible económico y social de los países africanos.

Después de varios años de experiencia, INVESTOUR se ha convertido en uno de los principales espacios de promoción del turismo africano en Europa. Esta relevancia no solo se debe al número de participantes —más de 400 en 2017—, al éxito de las sesiones B2B —86 encuentros entre 45 organizaciones representando a 23 países africanos y de otras partes del mundo— o a la cantidad de proyectos que han tenido esta feria como punto de partida, sino también a la variedad de países presentes: 42 Estados el año anterior, de los que 32 fueron africanos y otros, como Francia, Estados Unidos, Jordania o Reino Unido, de otras partes del mundo.

Además, otro de los éxitos del foro es la presencia diplomática y de miembros de gobiernos que alcanzó los 28 ministros y jefes de delegación africanos en 2017 y que este próximo año se espera superar. 

INVESTOUR EN CIFRAS

PARTICIPANTES

MINISTROS AFRICANOS

PROYECTOS PRESENTADOS

1ª EDICIÓN 2010

160

15

115

2ª EDICIÓN 2011

200

11

141

3ª EDICIÓN 2012

220

14

115

4ª EDICIÓN 2013

250

13

180

5ª EDICIÓN 2014

269

13

134

6ª EDICIÓN 2015

306

15

145

7ª EDICIÓN 2016

316

15

105

8ª EDICIÓN 2017

404

28

62

 El buen momento por el que pasa el turismo a nivel mundial junto a una estrategia basada en orientar el foro al contacto entre los diferentes actores para favorecer el conocimiento mutuo, son parte de la receta del éxito creciente de INVESTOUR; un éxito que tampoco se entiende sin la buena sintonía existente entre las tres organizaciones que le dan sustento.

Para Taleb Rifai, secretario general de la OMT hasta que el nuevo secretario general electo, el georgiano Zurab Pololikashvili, tome posesión de su cargo en 2018, el papel de INVESTOUR a la hora de impulsar el sector que más conoce es claro: «INVESTOUR ha demostrado no solo la gran importancia de este tipo de plataformas a la hora de promover los negocios, sino también el inmenso potencial que el turismo tiene en África, como queda reflejado en el los resultados que la región ha cosechado estos últimos años en cuanto a cifras de turistas internacionales». Eduardo López-Puertas, director general de FITUR, coincide en el diagnóstico: «El foro no solo se ha convertido en un referente dentro de FITUR, sino que es un encuentro ineludible para inversores y actores involucrados en el desarrollo del turismo africano».

No es casualidad que la biodiversidad sea uno de los temas a debate coincidiendo con la celebración del 2017 Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, impulsado por la ONU, como comenta Elcia Grandcourt, directora del Programa África de la OMT: «El mensaje que se quiere trasladar para África es que el turismo puede ser un arma de desarrollo y de mejora de competitividad para la región, que tiene que lograrse respetando y en armonía con la naturaleza, la cultura y las comunidades locales».

Los objetivos para esta nueva edición de INVESTOUR 2018 son claros para Casa África —el organismo que lidera la diplomacia pública española en África fomentando el buen entendimiento y la confianza mutua—. Su director general, Luis Padrón, los resume así: «nuestra meta es promover los intercambios creando una plataforma en la que los profesionales del mundo del turismo de ambas orillas puedan encontrarse, debatir, entenderse y buscar maneras de cooperar y de crecer juntos».

 

Por Alejandro Dorado Nájera. @DoradoAlex

Deja un comentario