Grupo Carré d’Or, la historia de un actor industrial ineludible en Costa de Marfil


9/02/2018Niousha Bayat




Otro paso más en la diversificación se da en 2013, con la puesta en marcha de un proyecto de producción de salsa de tomate concentrado, kétchup y conservas de guisantes que termina materializándose en 2017.
Prosigue la diversificación y ese mismo año nace la sociedad FLEPACI, especializada en embalajes de celofán y la empresa de construcción inmobiliaria SIREMA. El grupo posee también unidades de embalaje de leche en polvo de la marca Laity —producto del que son los primeros importadores del país—, de café Olinda o de arroz. Gracias a adquisiciones estratégicas, como la de la sociedad de embalaje Afribache, el conglomerado domina la cadena de producción de la A la Z: la fabricación, la venta o el embalaje.



La visión a largo plazo de Zouheir Ezzedine, hoy director general, para el grupo, consiste en extender más aún sus actividades. Dentro de sus planes está la elaboración de zumos y otras bebidas o productos agrícolas como el café, el cacao o en anacardo. Zouheir reconoce el gran potencial agrícola del país e invita al gobierno a motivar a los empresarios a invertir en un sector que, según él, representa el futuro. Hombre de negocios exigente consigo mismo y con sus gobernantes, Zouheir les reclama liderazgo porque, como asegura, «los costes de producción de electricidad, de los derivados del petróleo y del gas son caros y la mano de obra cualificada difícil de encontrar».

El grupo Carré d’Or no solo atiende a sus negocios sino que es sensible y responsable socialmente. Contribuye activamente al desarrollo socioeconómico de Costa de Marfil construyendo escuelas en las diferentes regiones del país y ha incluso levantado un nuevo hospital, Clínica Farah, en Marcory, que cuenta con 100 camas.

Esta aventura familiar está lista para continuar con la llegada de las nuevas generaciones de diplomados que vienen a reforzar los equipos de gestión de la empresa para satisfacer la visión de futuro de Zouheir Ezzedine.


Por Niousha Bayat.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.