Sudán, cruce de culturas

CulturaÁfrica del NorteSudánOO.II.
30/11/2017Franck Olivier Kra



 

Curso de Capacitación sobre Comunicaciones de Crisis en el Sector Turístico en la República de Sudán

La Organización Mundial del Turismo (OMT), en cooperación con el gobierno de la República de Sudán y el ministerio de Turismo, Antigüedades y Fauna, organizó del 14 al 18 de noviembre de 2016 el Curso Regional de Formación Ejecutiva en Jartum, capital de Sudán, para abordar la comunicación de crisis en el turismo.

 

El Curso de Capacitación

Tras una crisis en una región o país, se producen, como es obvio, efectos negativos que disuaden a los  turistas potenciales a la hora de visitar los lugares afectados. La estrategia de comunicación en estos casos es determinante para cambiar la opinión pública sobre los destinos concernidos. En las palabras de la OMT «para minimizar el impacto de la crisis en los destinos, se requiere unas comunicaciones claras, rápidas y efectivas en todos los niveles de la crisis». El curso está diseñado para aportar su saber hacer a los participantes e inculcar unos valores y unas habilidades para reforzar la colaboración entre el sector público y el privado para lograr destinos turísticos de éxito. Los participantes en el curso fueron profesionales calificados de la industria del turismo de Egipto, Etiopía, la República Democrática del Congo, Gambia, Ghana, Kenia, Mozambique, Ruanda, Uganda, Zambia y Zimbabue.

 

Minimizar el impacto de la crisis en los destinos requiere unas comunicaciones claras, rápidas y efectivas en todos los niveles de la crisis

 

Visitar Sudán

Además del curso de formación, la visita a Sudán condensó el lado práctico del curso, comenzando por su capital. El país sorprende al visitante rompiendo con los viejos clichés divulgados en algunas ocasiones por prensa internacional y que, a menudo, pueden magnificarse a los ojos de los viajeros potenciales hasta no corresponderse con la realidad, resultado de la incesante atención de los medios de comunicación.

 

Jartum

El corazón de Jartum es atravesado por el río Nilo Azul, que viene del lago Tana, en Etiopía, y se encuentra con el Nilo Blanco, cuya fuente se encuentra en el lago Victoria, en África Central. Podemos decir que la ciudad es regada por el río más largo de África. Es impresionante pasear en barco por el río Nilo en el punto de cruce, donde se nota cómo el Nilo Azul, más sombrío y movido, se encuentra con el tranquilo Nilo Blanco. La ciudad constituye, junto con los distritos de Omdurmán y Bahri (o Jartum Norte), una gran conurbación. Jartum abraza, culturalmente hablando, una serie de componentes turísticos como museos, antigüedades, atracciones naturales, jardines, etc. Uno de los más atractivos es el Museo Nacional, que se ubica frente al Nilo Azul en su confluencia con el Blanco. Tiene una impresionante colección de antigüedades de todo el país que se remonta a las épocas prehistóricas y a la era de Nubia.

 

El reino nubio de Kush

La visita a Meroe es un descubrimiento constante. Meroe, Sudan.

 

El reino de Nubia tenía su capital en Kerma. La civilización de Kerma se considera como la raíz original de la que surgió la identidad sudanesa hace más de cinco mil años. Una civilización africana local que se mantuvo en el poder durante mil años. En la misma zona, tenemos el reino de Meroe, que se inscribe en la continuidad del reino de Napata y trae, en su apogeo, el resplandor de la civilización del antiguo Sudán. Fue a principios del siglo III a. C. que la necrópolis real de Kush fue oficialmente transferida de Napata-Nuri a Meroe. Meroe estaba compuesto por una ciudad con palacios, varios templos, baños reales y tres grandes necrópolis piramidales. La visita a Meroe es un descubrimiento constante que no deja indiferente a nadie, con sus pirámides que desempeñan el papel de testigos de una brillante civilización.

 

El reino de Meroe se inscribe en la continuidad del reino de Napata y trae, en su apogeo, el resplandor de la civilización del antiguo Sudán

 

El Estado del Mar Rojo

Puerto Sudán es la capital del Estado del Mar Rojo y está situada al este del país, en la costa occidental del mar Rojo. Se considera como la puerta oriental de Sudán y una de las ciudades más bellas del país. La región tiene algunos destinos turísticos famosos, pero uno de los más atractivos es el atolón de Sanganeb. En esta zona el ecoturismo marino ha sido y sigue siendo la principal atracción para los turistas.

 

Suakin

La ciudad de Suakin, en el noreste de Sudán, es un sitio de gran importancia histórica y un puerto vital del mar Rojo desde el antiguo Egipto. Cruzado por las rutas de peregrinación musulmana y cristiana, sirvió como el principal punto de transbordo para el hach, la peregrinación islámica a La Meca, y también vinculó a África con Jerusalén para las comunidades cristianas que querían ver el Santo Sepulcro. Era la ciudad del comercio y de la riqueza en el mar Rojo. Hoy en día, en la entrada de la ciudad vieja, los visitantes todavía pueden encontrar la puerta de la antigua ciudad donde los edificios están hechos de corales.

Puerto Sudán es un maravilloso centro de deportes de buceo, playas, natación... y también es conocido por su Festival del Mar Rojo, uno de los mayores del mundo

 

Atolón de Sanganeb, Estado del Mar Rojo, Sudán.

 

Una de las atracciones turística de Puerto Sudán es su mercado tradicional. Es importante tener en cuenta que los mercados tradicionales se celebran por separado para hombres y para mujeres. Una de las peculiaridades de los mercados es la presencia de los beja, pueblo principalmente vendedor, aunque también los hay pastores históricamente nómadas que viven dispersos por las regiones desérticas de Sudán, Egipto y Eritrea. Los beja representan el mayor grupo étnico no árabe entre el río Nilo y el Mar Rojo. También se les conoce como los fuzzy wuzzy debido a su resistencia a los soldados británicos durante el siglo XIX. Un poema escrito por R. Kipling, soldado de infantería británica, alaba a los beja por sus proezas marciales y su valentía, que resultó ser insuficiente ya que, apoyados por Muhammad Ahmad, un líder religioso de la orden Samaniyya, los británicos conquistaron sus tierras.

 

Es importante saber que todos estos sitios y ciudades mencionados representan una pequeña parte de la riqueza cultural y de del patrimonio turístico de Sudán. Con el fin de hacer que el destino Sudán sea  competitivo y atractivo, el ministerio de Turismo, acompañado por el gobierno, adoptó el Plan de Acción de la Organización Mundial del Turismo para impulsar el turismo sostenible, la formación de actores y profesionales locales y para crear empleo y reducir la pobreza. A nivel internacional, y siempre en el marco del plan de acción de la OMT, Sudán ha establecido una estrategia y está poniendo en marcha acciones de comunicación con la intención de ser aún más atractivo desde el punta de vista turístico a la vez que mejora sus infraestructuras para alcanzar los estándares internacionales con un plan de inversiones progresivo.

 

Fotografía y autoría: Franck Olivier Kra.

@franckokra

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.