¿Por qué invertir ahora en países africanos?

PolíticaEconomía
24/11/2016



Lo crisis económica que sacude a Europa ha obligado a muchos empresarios a buscar oportunidades de inversión fuera de Occidente. Además de los países de Latinoamérica, muchos son los industriales y empresarios europeos que han elegido el continente africano para implementar sus empresas o crear otras nuevas.  Las razones son muchas como lo vamos a ver a continuación.

Las economías africanas crecen año tras año
 
Desde el año 2012, la tasa de crecimiento de los países africanos ha pasado de 3,5% a 5%. En función del contexto mundial, algunos países africanos como Nigeria, Sudáfrica o Ruanda, podrían alcanzar un crecimiento de hasta 6,3% según los últimos datos publicados por el Banco Mundial. De hecho, según el FMI, la mitad de los países que más crecimiento van a experimentar a lo largo de 2016 son africanos. Un crecimiento mucho más diversificado que abarca sectores productivos importantes como el de industria y de servicios. Una muestra del buen estado de la salud económica del continente africano son las obras de grandes infraestructuras, la demanda interior y los intercambios de productos manufacturados.
Factores externos y no previstos como la crisis económica y financiera en Occidente, los atentados terroristas del grupo Boko Haran, la aparición inopinada del virus Ébola, los conflictos post-electorales en algunos países, han ralentizado este último año la alta tasa de crecimiento. Sin embargo, todo indica que con la recuperación económica a nivel mundial, los países africanos volverán a crecer a un ritmo mucho más acelerado, igualando o, en algunos casos, superando la tasa de crecimiento de antes de la crisis. 
 
Materias primas: Hay muchos recursos que explotar 
 
El crecimiento económico de África está realmente aún por llegar, teniendo en cuenta la abundancia de sus recursos naturales y minerales. A pesar de la explotación masiva y abusiva de sus recursos naturales y minerales por parte de Occidente y de la oligarquía, éstos están aún lejos de agotarse. El 70% de los recursos minerales africanos están sin explotar. Los recursos minerales de África representan un tercio de las reservas mundiales. El continente cuenta con la mayoría de los minerales que existen en el mundo: desde las reservas en oro, diamantes, cobre, bauxita, manganeso, níquel, platino, cobalto, radio, germanio, litio, titanio y fosfatos, hasta los yacimientos de combustibles fósiles como pueden ser el gas natural, el petróleo, el carbón. 
 
Un recurso mineral como el Coltán es la muestra de la situación privilegiada del continente en materias primas. En efecto, todas las investigaciones se ponen de acuerdo en reconocer que la reserva más importante del coltán se encuentra en África, precisamente en la República Democrática del Congo. A día de hoy, el uso de este mineral en las nuevas tecnológicas es generalizado. Casi todos los equipos informáticos de la alta tecnología necesitan chips y microchips que se fabrican con el coltán. 
Además de sus recursos minerales, África rebosa de otros recursos naturales en cantidades importantes. Podemos citar entre otros la madera, el antimonio, el plomo, el cromo, el berilio, el cinc, el circonio, etc. 
 
Razones demográficas: Más de 60% de la población africana es joven
 
De aquí a diez años se hablará del milagro africano. Una fuente importante de dicho milagro es, sin duda, la demografía africana. En efecto, desde la ONU se afirma que África se convertirá en los veinte próximos años en el continente más poblado del mundo. Las cifran son abrumadoras. Estamos hablando de una población que se aproximará a los dos mil millones de habitantes. En su último informe publicado en el pasado mes de Julio, la ONU insiste en que “en conjunto, África pasará de tener 1.186 millones de habitantes hoy a 2.478 millones en 2050 y unos 4.387 millones en el año 2100”. 
Esta proyección de la ONU no es una novedad ya que desde la Unión Africana se ha tomado conciencia del crecimiento demográfico del continente y de las oportunidades de desarrollo que conlleva. Durante una misión de un grupo de senadores franceses en África en 2013, la presidenta de la Comisión, Dña. Nkosazana Dlamini-Zuma, les dejó claro  que « África tiene un futuro prometedor porque se convertirá en 50 años en el continente más poblado del mundo, compuesto por mitad de los jóvenes en edad de trabajar y cada vez más formados”  
Ésta es la clave de la atracción del continente por parte de  los inversores: África es ya una gran reserva para los mercados porque saben que a mayor población, mayor consumo y cuanto más joven es la población, más mano de obra tienen las empresas para impulsar el crecimiento y dar satisfacción a todas las demandas socio-económicas de los países. Hay grandes infraestructuras en construcción, pero la población que crece necesitará más escuelas, más hospitales, más carreteras, más fábricas, más agricultura, etc. África está en obras, y eso hace que se convierta en el continente de las oportunidades.
 
Garantías jurídicas e incitaciones fiscales y aduaneras
 
El tiempo de África se caracteriza también por las reformas jurídicas para facilitar la entrada más inversiones exteriores, la apertura de las fronteras para la libre circulación de los bienes y de las personas, el fortalecimiento institucional para reducir el descontrol en la gestión de los recursos, la corrupción y el empleo sumergido. 
El informe Doing Business 2016, midiendo la calidad y eficiencia regulatoria, alaba las reformas realizadas por muchos países africanos “para facilitar a los empresarios locales el abrir y operar un negocio y para simplificar los trámites de constitución de una empresa nueva”. Otras reformas en curso en el continente africano tratan de facilitar a los empresarios el acceso al crédito, ofrecerles incentivos fiscales y aduaneros que van desde la baja tributación hasta la eliminación de los impuestos aduaneros en algunos casos. 
 
Conclusión 
 
Los conflictos post-electorales persistentes en algunos países africanos y la mediatización abusiva en Occidente de la pobreza y el paro en África pueden ensombrecer el cuadro que hemos dibujado para animar a los empresarios y empresarias a invertir en África. En realidad, África avanza mucho más de lo que se dice en los medios de comunicación en Occidente. El continente está en mutación y lo que ahí se observa es una revolución económica. Y junto al crecimiento, los dirigentes africanos están trabajando para reducir las desigualdades en todas las esferas de la sociedad. La llamada de África a los empresarios extranjeros se dirige también a sus hijas e hijos de la diáspora portadores de proyectos empresariales. Es una llamada para el cambio y el progreso, una llamada para un mundo mejor.
 
Bakala Kimani

 

Deja un comentario