La Conferencia Internacional de Desarrollo Africano de Tokio, TICAD: avanzando en la agenda de desarrollo sostenible de África

PolíticaEconomíaÁfrica del NorteÁfrica del OesteÁfrica CentralÁfrica AustralÁfrica del EsteOtros PaísesOO.II.
26/04/2017Malembe Dumont Copero



El discurso dominante sobre la política de desarrollo en el continente africano tiende a presentar a China como el socio asiático por excelencia. 

A pesar de que las relaciones del gigante asiático con la región son de una relevancia mayúscula, Japón ejerce, desde hace más de un siglo, un papel destacable en el continente africano. La cooperación entre el país nipón y África cuenta con una larga historia y surge en el marco de la revolución Meiji (finales del siglo XIX) con la que se va a buscar una apertura hacia el exterior orientada a conseguir una rápida modernización tecnológica y económica.  

La cooperación entre Japón y África cuenta con una larga historia y surge en el marco de la revolución Meiji, a finales del siglo XIX

Dicho gesto, que tiene lugar tras la Conferencia de Berlín (1884-1885) y que se formula desde una perspectiva postcolonial, fue visto con gran alarma por el parlamento británico que, por aquel entonces, denunciaba una serie de prácticas «incorrectas» por parte de Japón (facilidades crediticias a exportaciones, subvenciones estatales, infravaloración del yen, bajo coste de la mano de obra, etc.). En palabras de Ángel Turco, «se decía de Japón entonces más o menos lo que hoy se denuncia de China en relación con el continente». Tras la II Guerra Mundial, continúan los acuerdos comerciales y surge el Programa Oficial de Ayuda al Desarrollo (AOD), que contó con un enorme éxito tanto en la esfera cultural como tecnológica. Sin embargo, es con los nuevos escenarios que se crean tras el fin de la Guerra Fría cuando se abre una nueva etapa en la cooperación nipoafricana gracias a la Conferencia Internacional de Tokio sobre el Desarrollo de África (TICAD en adelante), pues Japón se posiciona en primera línea de juego en lo que se refiere a los desafíos económicos y de desarrollo en el continente. Establecida en 1993 a iniciativa del gobierno japonés, la TICAD incluye una amplia gama de socios estratégicos y cinco coorganizadores: el Gobierno de Japón, la Comisión de la Unión Africana, la Oficina del Asesor Especial de las Naciones Unidas para África (OSSA), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Banco Mundial (BM).

El encuentro entre ellos tiene lugar cada 5 años y sirve para poner sobre la mesa los temas más relevantes para ambas partes. A lo largo de los últimos 20 años la TICAD se ha convertido en un importante foro mundial que, abierto y multilateral, se asienta bajo la convicción de que «los africanos deben ser los dueños de su desarrollo» y los principios de «apropiación africana» y de «asociación internacional». La colaboración con los diferentes socios estratégicos ya citados ha sido y es muy positiva, pues contribuye a incrementar la sensibilización sobre la importancia de las cuestiones africanas y a reconocer que la paz y el desarrollo mundiales serían imposibles sin el continente. 

 

Objetivo y principales avances del foro

El objetivo del TICAD como foro de intermediación y cooperación es claro y conciso: sirve como instrumento en la facilitación y promoción de un diálogo político de alto nivel entre los líderes africanos y los asociados de desarrollo en África sobre cuestiones relacionadas con el crecimiento económico, el comercio y la inversión, el desarrollo sostenible, la seguridad humana, la paz, la estabilidad y el buen gobierno. Así mismo, al ser una asociación multilateral, promueve activamente la cooperación Sur-Sur y la triangular (en la que intervienen un país u organismo internacional que provee los recursos financieros, otro país que provee los medios técnicos –el país pivote-, y un país beneficiario de los dos anteriores), sin dejar a un lado las fórmulas tradicionales.  

En líneas generales, el devenir de las conferencias ha sido bastante positivo, a excepción del fracaso de la III TICAD en el año 2003, cuyo objetivo era el establecimiento de la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD). Este retroceso no ha frenado la tendencia positiva, siendo uno de los logros más destacables el Plan de Acción 2013- 2017 de Yokohama, uno de los documentos finales de la V Cumbre de la TICAD celebrada en la ciudad en mayo de 2013 bajo el lema «Mano a Mano por un África más Dinámica». El plan, supervisado por la OSAA, contiene más de 617 iniciativas concretas de desarrollo de instituciones africanas y socios para el desarrollo que se planea sean puestas en marcha a finales del presente año 2017. Algunos proyectos prioritarios promoverán la integración de las infraestructuras del continente, el conocimiento científico, la innovación tecnológica, la seguridad y el crecimiento de la producción agrícola, así como un mayor acceso de las mujeres a los sectores económicos. Además, contribuirá a la mejora en el acceso a la salud, a la seguridad alimentaria y a la lucha contra el cambio climático. El programa Abe Iniciative o la Iniciativa de Educación en Negocios Africana, otro de los resultados de dicha cumbre, ofrece oportunidades a jóvenes africanos de cursar estudios en universidades japonesas y de hacer prácticas en empresas nacionales. 

Tras la II Guerra Mundial continúan los acuerdos comerciales y surge el Programa Oficial de Ayuda al Desarrollo (AOD), que contó con un enorme éxito tanto en la esfera cultural como tecnológica

La VI Cumbre TICAD 

La sexta conferencia (TICAD VI) se celebró en el Centro Internacional de Convenciones Kenyatta (KICC), en Nairobi, del 27 al 28 de agosto del pasado año 2016. La reunión tuvo especial relevancia, pues es la primera vez que la TICAD tiene lugar en suelo africano, reforzándose de este modo los principios de «apropiación africana» y de «asociación internacional» que sustentan dicho foro. El encuentro tuvo un éxito abrumador pues reunió a 32 jefes de Estado y de g obierno de África, al primer ministro de Japón, a los coorganizadores y a más de 18.000 participantes acreditados, atrayendo a más de 300 altos ejecutivos de negocios, a 1.700 representantes empresariales de Japón y a 2.000 participantes de África. También se celebraron alrededor de 74 eventos paralelos antes y durante la cumbre. El foco de atención estuvo en el eslogan «Avanzando en la Agenda de Desarrollo Sostenible de África-Asociación TICAD para la Prosperidad», con el que se buscó atajar cuestiones pendientes de la Declaración y Plan de Acción de la Cumbre de Yokohama entre los que se encontraban el impulso del crecimiento económico, la aceleración de la construcción de infraestructuras y el desarrollo de capacidades, la potenciación de las explotaciones agrícolas como principal sector económico, la promoción de un crecimiento sostenible y resiliente, la creación de una sociedad inclusiva para el crecimiento, así como la consolidación de la paz, la estabilidad, la democracia y la buena gobernanza. 

De forma más especifica, el objetivo de la sesión fue discutir maneras concretas de utilizar la plataforma TICAD para promover y apoyar la estabilidad social en África, a través de tres áreas temáticas que reflejan los desafíos y oportunidades emergentes desde la TICAD-V del año 2013, así como las prioridades para el continente esbozadas tanto en la Agenda 2063 como en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La promoción de la transformación económica estructural mediante la diversificación económica y la industrialización, el fomento de un sistema de salud flexible para aumentar la calidad de vida, y la promoción de la estabilidad social para la prosperidad compartida, conforman estos tres ámbitos centrales. 

 

Compromisos para el desarrollo futuro de África

La Declaración de Nairobi, en la que se definen los nuevos compromisos contraídos con Japón para el desarrollo en África, fue el documento final de la TICAD-VI. Los esfuerzos programados buscan fomentar las inversiones, pues el país nipón realizara importantes aportes monetarios para el futuro del continente centrados en el desarrollo de infraestructuras de calidad, el establecimiento de sistemas de sanidad resistentes y la creación de las bases para la paz y la estabilidad. Asimismo, el documento incluye el desarrollo de recursos humanos, previendo la formación de 10 millones de personas, pues se busca el empoderamiento africano aprovechando la fuerza de Japón.  De hecho, en lo que se refiere a la diversificación e industrialización económica, se prevé que las infraestructuras de «calidad» sean el fundamento de la economía y que promuevan las actividades del sector privado como «núcleo». Otro de los compromisos derivados del foro es la promoción de la actividad del sector privado a través del desarrollo de recursos humanos y del incremento de la productividad, con la capacitación de 30.000 personas. La mejora del entorno empresarial con la contribución del sector privado será lanzada a través  del Foro Público-Privado Japón-África, que busca fomentar el diálogo entre los dos sectores. 

La TICAD se ha convertido en un importante foro mundial abierto y multilateral y se asienta bajo el lema «los africanos deben ser los dueños de su desarrollo»

Japón viene perdiendo posiciones frente al resto de actores asiáticos presentes en el continente; no solo con respecto a China (se calcula que solo unos 8.000 japoneses viven en territorio africano, frente a aproximadamente 15.000 chinos), sino también frente a los Emiratos Árabes Unidos y a Arabia Saudí, sin olvidar a otros países BRICS como Rusia y Brasil. A pesar de ello, la «silenciosa» presencia nipona es de enorme relevancia pues, de encuentros como la TICAD, surgen iniciativas orientadas a hacer frente a los retos que supone, si se cumplen las previsiones, tener una población de 2.200 millones de personas en 2050. Las medidas orientadas al respeto al medio ambiente, así como las asociadas al desarrollo sostenible, tienen un papel protagonista y enlazan, a su vez, tanto con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS) como con otras iniciativas sobre la materia que se desarrollan actualmente en suelo africano, como por ejemplo la Gran Muralla Verde. 

 

A mi madre, por guiarme y enseñarme a ser fuerte y salir siempre adelante

Por Malembe Dumont

 

@Malembewe

 

Deja un comentario