Fábrica de Sabão, una nueva vitrina para el emprendimiento africano en Angola

EconomíaResponsabilidad SocialJóvenes EmprendedoresAngolaEntrevistas
5/10/2017Franck Olivier Kra



Fábrica de Sabão es una plataforma concevida para interactuar, crear, expresar y materializar la creatividad de los habitantes de un poblado de chabolas angoleño en varios ámbitos. Es un ecosistema en el que las mentes innovadoras y hábiles puden desarrollar su potencial en los dominios del la arte, cultura , la artesanía o los negocios, donde disponen de un horizonte sin límite para dar a conocer al público sus inspiraciones.

Ubicada en una antigua fábrica de jabón en Luanda, Angola, hoy este lugar vuelve a verse vivo, vibrante; resucitado por el dinamismo tangible de sus nuevos inquilinos que exponen el emprendimento juvenil africano a través de esta nueva vitrina. Su directora general, Manuela Ganga, nos brinda la oportunidad de saber las razones que le llevaron a poner en marcha tal proyecto y sus perspectivas de crecimiento.

¿Cómo me explicarías qué es Fábrica de Sabão?

Fábrica de Sabão es un centro creativo de emprendimiento e innovación sostenible. Es un lugar donde la producción y el aprendizaje van de la mano con un objetivo común: compartir conocimiento para crear, innovar e inspirar.

Muchos centros de innovación africanos parecen instituciones, lugares a donde solo la gente formada o privilegiada puede acudir. Éste no es el propósito de Fábrica de Sabão

 

¿Cómo surgió esta idea? ¿Cuál es la historia detrás de Fábrica de Sabão?

Nuestro fundador, Jean-Claude Bastos de Morais, es un entusiasta de la innovación. Siempre ha pensado que la innovación basada en las necesidades reales de la gente, puede ayudar a las comunidades a ser sostenibles y a crear un puente que salve brecha que existe hoy en día entre el sector formal e informal. Así que creamos un ambiente para intentar involucrar a las comunidades marginadas y, por eso, decidimos levantar un centro en medio de una de las comunidades chabolistas más grandes de Angola, con casi un millón de habitantes. En un lugar como éste es donde la innovación basada en necesidades reales puede verdaderamente desarrollarse.

¿Por qué piensa que Fábrica de Sabão es también un núcleo de intercambio cultural?

La cultura es sobre lo que gira el centro. Es lo que le da a la gente el sentido de pertenencia. Muchos centros de innovación africanos parecen instituciones, lugares a donde solo la gente formada o privilegiada puede acudir. Éste no es el propósito de Fábrica de Sabão. Es un centro que pertenece a la comunidad ay que evoluciona, como un organismo, con la comunidad en una continua interacción. Más allá de nuestras motivaciones iniciales de servir de apoyo para empresas establecidas y emergentes, también albergamos una gran variedad de actividades culturales y educativas relacionadas con el arte, as manualidades, el cine, el deporte, la salud, la música y mucho más. De este modo, ampliamos nuestro campo de acción a muchos niños y jóvenes que, de otro modo, estarían marginalizados.

¿Cuál es el programa de actividades y eventos de Fábrica de Sabão?

Cada actividad la hacemos con el objetivo de crear, innovar e inspirar a la juventud angoleña. El centro es un espacio híbrido con diferentes funciones: un entorno de cotrabajo, una incubadora y aceleradora de empresas, un Maker Space y un lugar de intercambio cultural. Cada espacio ofrece actividades diferentes para diferentes audiencias. Algunos meses organizamos Open Days para que el público visite en centro, se involucre y aprenda que ellos también pueden ser parte de esta vibrante comunidad. Organizamos continuamente actividades a medida para diferentes públicos; desde empresarios a diplomáticos o emprendedores, lo que nos ayuda a ganar visibilidad y apoyos.

¿Cómo intenta Fábrica de Sabão ganar visibilidad en el exterior?

Estamos empezando a llamar la atención de mucho otros centros a lo largo y ancho de África y también de los Estados Unidos y Europa. Creo que, en parte, se debe al modelo híbrido de centro de innovación que nos distingue y, también, por el hecho de estar situados en un poblado chabolista. A la gente le interesa saber cómo funcionamos y estamos, cada vez más, recibiendo propuestas de colaboración mutua.

También contamos con muchas personas de la diáspora africana que están desenado participar como mentores. Creo que, una vez tengamos nuestro edificio de residencia inaugurado, vamos a ver un flujo de mentores venidos del extranjero queriendo apoyar las actividades de Fábrica de Sabão.

¿Qué le dirías a aquellos que piensan que Fábrica de Sabão es solo un centro más, producto de la moda que recorre el continente?

No creo que los centros de innovación estén surgiendo en África como resultado de una moda. Más bien, esos centros están emergiendo como respuesta a unas necesidades. Muchos gobiernos africanos ponen énfasis en la innovación como fórmula para acelerar la diversificación económica y la creación de puestos de trabajo. África necesita crear un tejido más denso de pymes y la innovación es la herramienta para crear una cultura del emprendimiento. Los centros de innovación crean el ambiente necesario para que eso se desarrolle. Lo que hace diferente a Fábrica de Sabão es que permite al sector informal angoleño participar en ese desarrollo también.

¿Existe ya alguna buena práctica o historia de existo surgida de Fábrica de Sabão que nos puedas compartir?

Actualmente tenemos unos diez proyectos entre manos, todo en diferentes fases. Podemos nombrar algunos: una iniciativa para producir ladrillos hecho de plásticos, a partir de botellas PET recicladas, que esta siendo muy exitoso; hemos desarrollado un prototipo de sistema de acceso para puertas electrónicas que pronto entrará en la fase de producción en serie; desarrollamos de la nada un cargador móvil que funciona con energía solar y transferimos ese conocimiento a un grupo de veinte estudiantes; también estamos trabajando en una estación de carga hecha de barriles de petróleo reciclados que podrá cargar hasta 16 aparatos al mismo tiempo, similar al que se puede encontrar en los aeropuertos. Además, desde abril, tenemos un taller de cerámica que produce alfarería y loza artesanal.

Resumidamente, estamos ganando impulso en nuestra capacidad de innovar, manufacturar y construir y la demanda de nuestros productos está creciendo de forma constante.

Muchos gobiernos africanos ponen énfasis en la innovación como fórmula para acelerar la diversificación económica y la creación de puestos de trabajo. África necesita crear un tejido más denso de pymes y la innovación es la herramienta para crear una cultura del emprendimiento

 

Como se puede observar, el empoderamiento femenino, especialmente en África, es una lucha de actualidad hoy en día. ¿Tenéis un plan específico sobre esta temática?

Tenemos una muy activa comunidad de mujeres en Fábrica de Sabão. Una de las actividades más atractivas para ellas es Maker Mulheres, una extensión del Maker Space donde las mujeres se especializan en realizar joyería, ropa o alfombras de inspiración africana usando material reciclado como plástico y retales. También enseñas a mujeres jóvenes diferentes técnicas y las motivan para crear sus propias piezas.

Recientemente hemos inaugurado FabricaStore, un salón de exposición dentro de Fábrica de Sabão donde ellas pueden exponer sus productos, que están también a la venta.

¿Cómo se imagina Fábrica de Sabão dentro de veinte años?

La atmósfera aquí permite que la creatividad y la innovación se desarrolle y enseña a niños, jóvenes y mujeres de la comunidad formas transformadoras de aprender y crear con sus propias manos. El objetivo último es ayudar a la comunidad a poner en marcha sus propios negocios sostenibles, que podemos incubar y relanzar desde el centro de innovación.

En veinte años, creo que el modelo de Fábrica de Sabão va a inspirar y ser replicado a lo largo del continente en muchos poblados de chabolas en África, impulsando la inclusión social, promoviendo la innovación basada en las necesidades de las personas y creando empresas sostenibles.

 

Por Franck Olivier Kra.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.